El Cabildo desaloja la cumbre de Gran Canaria y amplía el perímetro de cierre

El Cabildo de Gran Canaria ha ordenado desalojar la cumbre de Gran Canaria debido a las heladas y peligro de aislamiento, por lo que ha pedido refuerzos a las policías locales y Guardia Civil con el objetivo de que lo antes posible no quede nadie dentro del perímetro marcado.
 
Los servicios de emergencias han contabilizado más de 60 vehículos que ya estaban en las áreas recreativas, más cientos que intentan acceder a la cumbre a pesar de los avisos, lo que está ocasionando retenciones y problemas de deslizamientos.
 
Y es que la temperatura es de apenas un grado y bajará varios más en cuanto termine de oscurecer, lo que congelará toda el agua, granizo y nieve caída durante el día. El problema del firme helado, además de la peligrosidad, es que en caso de accidente tampoco los servicios de emergencias podrán acudir a socorrer a los accidentados, lo que empeora aún más la situación.
 
Por ello, el Cabildo insiste en pedirle a la población que desista de subir a la cumbre hasta que pasen las nevadas, pues la intención es esperar que pase el riesgo y, posteriormente, organizar los accesos para disfrutar con seguridad.
 
Así, la dirección del Plan de Emergencias Insular ha ordenado el cierre de la cumbre desde Ayacata por el sur, desde el cruce de Camaretas por el norte, por el este no se podrá subir a partir de la Caldera de Los Marteles y por el oeste el cierre será en la Cruz de Tejeda.
 
La situación de cierre se mantendrá toda la noche y por la mañana se evaluará proseguir con la medida o abrir las vías, todo siempre según la evolución meteorológica.

Deja un comentario