El backstage de la nevada

caravana nieve 21 feb 2016La nevada que estos días ha sorprendido a la cumbre grancanaria ha acaparado todas las informaciones del fin de semana. Miles de fotos y vídeos han inundado la red desde que el pasado jueves comenzara a granizar en el Pico de Las Nieves, pero además de las imágenes, la nevada ha traído consigo una serie de situaciones que no han pasado desapercibidas para los ciudadanos.

Nada más comenzar a nevar y ante la situación de prealerta, el Cabildo decretó el cierre de los accesos a la cumbre, un cierre que se fue ampliando y que se mantuvo de forma ininterrumpida hasta la jornada de ayer domingo, cuando la institución insular decidió abrir un circuito para que los ciudadanos pudieran disfrutar de la nieve.

El cierre de carreteras fue obviado desde el principio por centenares de personas que el mismo jueves se trasladaron hasta la cumbre, de donde tuvieron que ser desalojados al caer la noche por los servicios de seguridad y emergencias debido al riesgo de aislamiento y ante la previsión de que la madrugada traería mucha más nieve a la cumbre, además de viento. Las previsiones se cumplieron y el viernes el Cabildo amplió los cortes de carretera, que se hicieron más rigurosos con la llegada del fin de semana y el intento de miles de personas de disfrutar del paisaje. Esta decisión de prohibir el acceso a la cumbre despertó un debate ciudadano entre quienes consideraban que era una medida prudente para salvaguardar la seguridad, y quienes creían que los cortes se estaban dilatando en el tiempo y acusaban al Cabildo de permitir el acceso a periodistas y políticos y no a la ciudadanía, y de convertir los accesos a la cumbre “en una ratonera” ante la masiva afluencia de vehículos.

En este mismo sentido, la información confusa de los cortes de carretera hechos públicos por el Cabildo creó ayer domingo malestar entre quienes intentaban disfrutar de la nieve.  Diez minutos después de que se hiciera pública la apertura de un circuito para acceder a la cumbre, varias de las carreteras que el Cabildo presumía públicamente abiertas se mantenían cerradas, lo que contribuía a crear atascos en la circulación, ya de por sí mermada por el gran volumen de tráfico y, todo sea dicho, también por la tozudez humana: Vehículos aparcados dentro de los carriles de circulación, conductores que pretendían circular a velocidades inapropiadas o cambiar de sentido en lugares estrechos contribuyeron al caos que se generó ayer en muchas carreteras. Ante la falta de efectivos de Guardia Civil, Policía Local y Protección Civil, que se encontraban en las zonas que más lo requerían, decenas de ciudadanos se bajaban de sus vehículos para ayudar a aliviar los atascos y dirigir el tráfico de forma espontánea.

A las quejas por el desmadre ocasionado en el tráfico, los propios ciudadanos se hicieron ayer eco de las actitudes incívicas de quienes visitaron la Cumbre dejando atrás una cantidad ingente de basura. Papeles, envoltorios, vasos y todo tipo de residuos que los más desconsiderados dejaban a su paso despertaron el enfado de los más responsables, que lamentaron en las redes que los “domingueros” no se llevaran la basura consigo a un contenedor sino que la depositaran en el campo.

Pero si hay que sacar algo positivo del backstage de la nevada es el trabajo de los agentes de seguridad y emergencias, que desde el jueves han realizado sus labores en la cumbre bajo circunstancias extremas, acusados por el frío, la lluvia y la nieve, fenómeno este último para el cual no estamos ni física ni materialmente preparados. Policía Local, Guardia Civil, Protección Civil, personal de Carreteras y Medio Ambiente, miembros de la UME… y en definitiva todas aquellas personas que este fin de semana han trabajado a destajo en la cumbre han sido, sin duda alguna, los protagonistas de la cara más invisible de la nevada.

Deja un comentario