La Ermita de Lourdes, más de cien años de historia

Damián J. Ortega Gutiérrez
FB DogArtes Espacio para las Artes
Twitter @dorgut
Instagram dorgut_

Con más de un siglo de historia, la Ermita de Lourdes que encontramos en la calle que lleva el mismo nombre en el pueblo de Vega de San Mateo, tiene mucho que contar. Se trata de un conjunto formado por ermita y calvario, y se ubica exactamente en el margen derecho del Barranco de Los Chorros. La ermita tiene forma rectangular y techo a cuatro aguas. Destacan en su fachada, dos óculos y la campana, puesta a modo de espadaña.

El interior cuenta con una decoración simple, aunque destaca el altar de piedra volcánica imitando a una cueva, y decorado con elementos marinos en la parte inferior, mientras que en la superior se aprecian elementos vegetales.

El calvario que acompaña a la ermita, consagrado a la misma advocación, fue construido en 1904 para celebrar los cincuenta años desde que el Papa Pío IX definiera el Dogma de las Inmaculada Concepción de María (1854), o lo que es lo mismo, una doctrina de la Iglesia Católica que sostiene que la Virgen María estuvo libre del pecado original desde el momento en que concibe a Jesucristo. Cuatro años más tarde (1858), la Virgen María se le aparece a una niña (Bernardita Soubirous) en una gruta en el lugar conocido como Lourdes, en Francia.

Nuestro calvario se construye de forma muy simple teniendo tres cruces, y como comentamos, se dedica a la Virgen de Lourdes. Se sitúa en la zona que se conoce como El Convento, y tal vez no fuese el primero existente en la zona, pero sí el único dedicado a Lourdes (Quintana Andrés y Socorro Santana: 433, 2017).

La construcción principal, la ermita, se llevó a cabo años después, terminándose en 1916. La raíz de este asunto se remonta a lo sucedido en el año 1912 en el domicilio de la vecina Acacia Navarro Araña, quien padecía desde hace meses una parálisis que le impedía moverse. Muy devota de Lourdes, a Acacia le trajeron un frasco con agua de la famosa gruta francesa; en un acto de fe, Acacia se frota las piernas con esa agua y de pronto nota que puede volver a moverse y caminar por sí misma (Socorro Santana: 22-24, 2018).

Es evidente que podemos imaginar el gran revuelo que se formó después de este hecho, y que con la iniciativa del párroco del momento (Don Agustín Domínguez Domínguez) y el propio pueblo, se tomase la decisión de construir una ermita junto al calvario donde la señora Acacia Navarro Araña fue a rezar y dar gracias a la imagen de la Virgen de Lourdes por haber obrado de tal forma.

No solo por estos hechos debemos recordar a la Ermita de Lourdes. El lugar donde se construyeron tanto el calvario como la ermita fue un espacio muy importante para el pueblo. Se trataba del punto de inicio de los caminos que partían de La Vega hacia la capital de la isla, hacia Teror y hacia la Cumbre y el vecino pueblo de Tejeda. Además de haber sido en su momento un importante punto de reunión debido al papel de encrucijada de caminos que dirigían a la población a sus puntos de destino. Herreros, panaderos, sombrereros, pinocheros…, además de la vecindad de La Vega, fueron muy probablemente los protagonistas que dieron vida al cruce de caminos donde se encuentran la Ermita de Lourdes y su Calvario.

Bibliografía:
QUINTANA ANDRÉS, P.; SOCORRO SANTANA, P. (2017) La Vega. Calvarios, cruces, oratorios y ermitas. Begin Book Ediciones.
SOCORRO SANTANA, P. (2018) Fátima y Lourdes. Crónica de un siglo de devociones populares y supuestos milagrosos en la Vega de San Mateo. Begin Book Ediciones.

Webgrafía:
“Foros de la Virgen María”. Forosdelavirgen.org [Consulta 13.02.2019] https://forosdelavirgen.org/534/nuestra-senora-de-lourdes-francia-
11-de-febrero/