Libros contra la Esclavitud Infantil

Los libros simbolizan educación, y la educación es la llave capaz de abrir las puertas a un futuro mejor para esos niños que aún hoy, en pleno siglo XXI, siguen siendo víctimas de la esclavitud infantil. Niños y niñas que pasan sus vidas trabajando cuando deberían estar riendo, jugando. Por eso, y porque este jueves se conmemora el Día Internacional Contra la Esclavitud Infantil, miembros del grupo de gobierno del Ayuntamiento de San Mateo depositaron esta mañana varios libros a modo de ofrenda junto a la escultura que representa al niño Iqbal Masih.

Antes de depositar los libros y a petición de este medio, la Concejal de Solidaridad, Álida Monzón, dio lectura al manifiesto institucional publicado hoy desde el ayuntamiento veguero. Un manifiesto que condena enérgicamente este maltrato infantil que sufren millones de niños en todo el planeta y que aboga por continuar luchando para erradicar este despropósito mundial.

Según ha informado el propio Ayuntamiento, desde la Concejalía de Solidaridad tenían prevista para esta semana la celebración de un pequeño programa de actos que con motivo del Estado de Alarma se ha tenido que suspender. Lo que sí ha podido seguir adelante, aunque con retrasos, han sido los trabajos de embellecimiento que dieron comienzo a principios del mes pasado en la Plaza contra la Esclavitud Infantil, un espacio que ha sido totalmente renovado en las últimas semanas, quedando con un aspecto más acogedor y colorido gracias a la plantación de flores, plantas y árboles, como lantanas, claveles indios, kalanchoes, malvarrosas, olivos decorativos, limoneros e incluso dos dragos (donados por particulares para su trasplante). Además de las tareas de jardinería, en el entorno se ha procedido a la colocación de una nueva valla perimetral, se ha reparado el pavimento, se han llevado a cabo tareas de carpintería, iluminación y pintura y se ha rehabilitado la escultura del niño Iqbal Masih. La actuación finalizará previsiblemente este viernes con la finalización de pequeñas reparaciones y la puesta en funcionamiento de la fuente, donde se volverá a instalar la placa que la identifica.

En palabras de la concejal Álida Monzón, “nos ha dado mucha pena no poder llevar a cabo el programa de actos que teníamos previsto para esta semana, pero las circunstancias son las que son. Lo que sí hemos podido avanzar son los trabajos de mejora de la Plaza contra la Esclavitud Infantil, a la que hemos querido dar colorido y un carácter acogedor y alegre mediante la plantación de muchas flores, vegetación diversa, así como una decoración nueva con el objetivo de dar una grata sorpresa a todos nuestros vecinos y vecinas para ese momento en el que podamos volver salir a la calle después de este periodo de desasosiego, incertidumbre y desánimo.