San Mateo se anticipa a las nuevas restricciones

Calles desiertas, en silencio y con una sensación palpable de intenso frío y humedad. Así estaban poco antes de las 23:00 h. de este domingo las calles del casco de San Mateo, donde ni siquiera el ruido de los coches alteraba la tranquilidad.

La entrada en vigor, a las 00:00 h., de las nuevas restricciones establecidas en el Boletín Oficial obliga a partir de este lunes a los establecimientos de hostelería a echar el cierre antes de lo habitual. Sin embargo, en la noche de este domingo los hosteleros ya se adaptaron a la nueva normativa. Los taxistas y los valientes que en noches invernales se atreven a pasear por el casco también se recogieron con tiempo.

Los empresarios más afectados en San Mateo por esta medida son los propietarios de bares y restaurantes, que mientras se prolongue el toque de queda tienen que reducir su horario nocturno, todo ello amén de hacer cumplir las nuevas restricciones, que impiden que el aforo supere el 75% en las terrazas y el 50% en el interior, teniendo que estar las sillas de las mesas colindantes separadas al menos dos metros. Además, en la barra de los bares sólo puede haber un máximo de dos personas por grupo y la distancias entre grupos debe ser de dos metros. Asimismo, la ocupación máxima por mesa será de cuatro comensales, a no ser que se trate de una misma unidad familiar que conviva bajo el mismo techo, no se podrá fumar en las terrazas de los establecimientos y quedarán prohibidas las actividades que propicien no mantener la distancia de seguridad o no usar mascarillas, tales como bailes, karaokes…

Estas nuevas medidas, que se toman para contener la propagación del Covid-19, estarán vigentes durante un periodo de dos semanas (hasta el 24 de enero), pudiendo ser prorrogable en función de la evolución de los datos.