“Basco”, retirado de la Unidad Canina de la Policía Nacional, adoptado por una familia de San Mateo

El pastor belga de nombre “Basco”, que durante diez años ha formado parte de la Unidad Canina de la Policía Nacional de Canarias se ha “jubilado” y pasará su retirada junto a su nueva familia, que reside en el municipio de San Mateo.

Basco, que ha sido especialista en detección de explosivos, ha sido entregado este jueves a Óscar y María, su familia adoptiva, en un acto celebrado en la sede de la Jefatura Superior de la Policía Nacional de Las Palmas de Gran Canaria.

Su ya ex guía ha recordado que recogió a Basco cuando el animal tenía un año y medio y destacó que ser policía canino «es una vocación, a quien le gustan los perros viven por y para ellos”.