Natalia Peña: “El Club de Ajedrez está ahora mismo metido en la mayor locura de su historia”

Natalia Peña lleva 16 años viviendo en San Mateo. Hace 13 años aterrizó en el Club de Ajedrez Panadería Pulido San Mateo porque su hija Gara comenzó a practicar este deporte. Poco a poco se fue involucrando en el club hasta que en 2021, después de varios años en la Junta Directiva, se convirtió en Presidenta. Hablamos con ella para conocer las novedades del club.

-Lleva ya 2 años como Presidenta del Club de Ajedrez. ¿Qué balance hace de este tiempo?

Yo diría que han sido años de locura. La temporada anterior tocó empezar a tirar de nuevo del carro tras la pandemia. Fue complicado porque contábamos con muy poca gente, la gente estaba con miedo porque al final el ajedrez es un deporte donde existe contacto y la verdad es que costó arrancar, pero ya este año muy bien, tanto a nivel de niños como de compañeros tirando del club. Así que el balance es muy bueno para mí, pero creo que para el club aún lo es más.

<<El principal problema que tiene el club es la dependencia económica. Las ayudas siempre suelen llegar tarde y mal.>>

-¿Cuáles son los principales desafíos que enfrenta el club en la actualidad?

Bueno ahora mismo tenemos dos problemas principales. El primero y el más importante, que se repite año tras año, es el tema económico. Nosotros no pedimos dinero a los jugadores, no nos nutrimos de cuotas ni tenemos socios por lo que dependemos siempre de subvenciones y ayudas de patrocinadores, y eso tiene lo que tiene, que es que muchas veces el dinero llega tarde y mal. El club tiene que plantearse cómo cambiar esta situación, porque no podemos depender siempre de subvenciones para poder trabajar. Los niños necesitan monitores, clases…

Por otro lado, otro problema que tiene el club es la escasez de jugadores adultos. Es complicado porque no es igual que los niños y normalmente cuando llegan a la edad adulta abandonan. Los adultos tienen su vida, su trabajo, sus obligaciones… y el ajedrez es un deporte minoritario que no llama tanto la atención pero sí que exige compromiso. Pero bueno, también es cierto que gracias a Dios los jugadores que tenemos son unos fenómenos y tiramos de unos y de otros.

-Como en todo, además de enfrentar desafíos, debe haber momentos gratificantes, ¿no?

Sí, totalmente. Cuando organizas torneos y sale todo bien piensas que valen la pena los esfuerzos. Yo siempre tengo una imagen del torneo que hacemos en Navidad, que ves a niños pequeñitos, que no llegan ni a la mesa, ponerse de pie en la silla para jugar… eso te llena mucho. Y luego, cómo no, los resultados, cuando ves los resultados del trabajo, sobre todo en los niños que empiezan a destacar. Niños como Diego Sánchez o Jorge Marrero, son niños que ves su progreso y piensas “¿en serio?” Son unos fenómenos y han nacido del club y eso además de ser un orgullo da muchos momentos de satisfacción.

-En los últimos años el club ha visto aumentado el número de jugadores. ¿A qué cree que se debe?

Yo creo que a nivel general hasta ahora ha habido mucho desconocimiento por parte de muchos padres sobre todos los beneficios que puede traer la práctica del ajedrez, y creo que ahora eso se está superando. El ajedrez ayuda a pensar, ayuda con las matemáticas, a la concentración.. y pienso que los padres lo están compro-bando. Yo misma en su momento vi cómo mi hijo, que era un niño muy inquieto, de repente no se movía de la silla en todo el tiempo que dura una partida. Y por otra parte también creo que tienen que ver los logros del club. Comprobar que se recogen frutos también anima.

-Acaban de celebrar la XXXIIII edición del Torneo de Ajedrez Tinamar. ¿Qué valoración hace de esta edición?

Muy, muy positiva. Creo que ha sido de las mejores ediciones que hemos celebrado. El Tinamar hay mucha gente que lo recuerda como un “torneo de barrio”, y que no se me entienda mal. Era un torneo que se jugaba al aire libre, veías el ajedrez en la calle, pero desde entonces hasta ahora ha evolucionado. Ahora lo hemos hecho más importante, un torneo que no lo puede arbitrar cualquiera, que es valedero para ELO FIDE y que por tanto tiene que cumplir con una serie de requisitos, como el silencio, para que la concentración pueda ser máxima, y eso no es posible en la calle. Son torneos bonitos porque ves el deporte en la calle y llama a nuevos jugadores, pero tienen sus limitaciones.

-No paran. Terminó el Tinamar y ya están con la organización de otro evento importante

Si, la locura del centenario (risas). Creo que es la mayor locura en la que se ha metido este club. La directiva tenía desde hace tiempo la ilusión de organizar un torneo de carácter internacional, y ahora Que nuestro principal sponsor celebra su centenario creemos que es el momento perfecto. Lo celebraremos en diciembre en San Mateo. Ya hemos presentado el cartel antelas instituciones y ahora seguimos trabajando en todo lo que conllevará. Jose y Miguel, que llevaban varios años dándole vueltas a esto, están ahí tirando del carro y con mucha gente detrás que también está arrimando el hombro. En Gran Canaria ahora mismo sólo se celebra un torneo internacional, que es el Pedro Lezcano, y para nosotros es un reto muy grande sacar el que sería el segundo internacional de la isla adelante.